Diez consejos muy útiles para cuidar tu sofá

Desde Mayor te hemos preparado unos sencillos consejos de mantenimiento para que podamos mantenerlo como el primer día durante mucho tiempo

Un sofá no es solo una pieza de decoración más en nuestro salón, si no que es sin duda, el elemento fundamental de su composición. En él pasamos gran parte del tiempo que estamos en casa, nos reunimos con la familia y amigos, nos acurrucamos en pareja, disfrutamos de la siesta o nos sentamos a ver la tele, leer un libro o simplemente desconectar del mundo.

Por eso desde Mayor Tapizados, como sabemos lo importante que es y lo que amamos a nuestro sofá, te hemos preparado unos sencillos consejos de mantenimiento para que podamos mantenerlo como el primer día durante mucho tiempo:

  1. Pasa un par de veces por semana el aspirador entre los cojines para retirar las posibles migas o pelusas que se cuelan entre los pliegues del sofá. Aunque esto parece evidente, no imaginas cuánta gente omite este paso durante la limpieza diaria del salón, dejándose gran cantidad de suciedad olvidada, que a la larga, acorta la vida de la tapicería de tu sofá.
  2. Si el sofá está contra la pared, no olvides retirarlo para poder aspirar la parte trasera, donde a causa del poco espacio suele acumularse mucho polvo, tanto en la tela como en la pared. Y no está demás sacudir los cojines, con lo que no solo conseguiremos que cualquier partícula de polvo o pelo adherida desaparezca, sino que también los mantendremos mullidos.
  3. Protégelo alejándolo de radiadores, de estufas y de otras fuentes de calor. Lo recomendable es que lo ubiques a una distancia mínima de 50 cm.
  4. Nunca dejes periódicos sobre ellos, ya que en los días muy húmedos o de mucho calor, la tinta podría transferirse a su tapicería.
  5. Si se mojara excesivamente o se te derrama un vaso, sécalo con una toalla o papel absorbente en primera instancia y deja que se ventile de forma natural, pero nunca uses secador.
  6. No lo expongas a la luz directa del sol y de lámparas muy potentes. Aunque muchas tapicerías poseen resistencia a decolorarse, su prolongada exposición puede provocar que los colores varíen.
  7. Cada tejido tiene sus propias características técnicas y de lavado, pero de manera general lava siempre en frío a temperatura 30º, utilizando detergentes neutros, las fundas por el revés, no seques al sol, no utilices secadora y nunca apliques lejía.
  8. Intenta no sentarte en los apoyabrazos, ya que su propio peso o el impacto continuado puede dañar la estructura interior del sillón.
  9. No limpies nunca las tapicerías con ningún producto químico (alcohol, amoniaco u otros).
  10. Para eliminar manchas es aconsejable hacer pruebas de limpieza sobre una zona superficial poco visible de su sofá, por ejemplo, en la parte baja del respaldo. Si la prueba de limpieza resulta bien, realízala ahora sí sobre la superficie manchada. Haz movimientos circulares para su limpieza, desde el exterior al interior de la mancha, para evitar así extenderla. Y de dentro hacia afuera para evitar que penetre.

Por último, aunque suene raro decirlo aquí, ¡mucho cuidado con los consejos de productos y trucos caseros que aparecen en la red! Desde de Mayor te insistimos en que sigas siempre las instrucciones de lavado de la tela o del fabricante del sofá, actuar con mucha prudencia y acudir a profesionales cuando sea necesario.